fbpx
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Cuenta la leyenda Pima que el inicio, nuestro mundo estaba inundado, y  “el que es padre” fue la deidad que se puso a bailar “Yúmari” a lo largo de tres días y tres noches, para que la tierra húmeda y lodosa se volviera fértil. Se dice que estos tres días y noches simbolizan tres etapas de la creación, donde los seres humanos iban recibiendo algo nuevo para mejorar su vida: primero las semillas, después los animales y por ultimo las danzas, la música y los conocimientos religiosos para comunicarse con “el que es padre”, identificado también como el Sol, Onoruame.

El Yúmari  es una danza con fines específicos, ya sea para pedir lluvia para cosechas prosperas, prevenir la enfermedad o evitar percances climatológicos o de agradecimiento por la salud y las cosechas. El propósito de esta danza es refrendar la relación de mutua dependencia que se estableció desde el comienzo de los tiempos entre los Pima y el Onoruame, el mismo Padre que nos cuida desde arriba, que es quien enseñó a los que vivieron primero, como debíamos hacer para que viviéramos compartiendo nuestra alegría todos los años. 

“Esta es una adaptación, que refleja donde la diosa Luna emana del corazón esos buenos deseos, de esperanza para todos. Esa esperanza, fuerza y energía para salir adelante. Se agregó  el detalle del cubrebocas que refleja bordados característicos de la etnia para reflejar el momento actual, que podríamos equipararlo a una “cuarta etapa”. Al igual que las tres etapas que cuenta la historia Pima, vendrán tiempos mejores, recibiremos algo nuevo para mejorar nuestra vida, como puede ya verse en tantas muestras de solidaridad que se están dando entre las personas”, expuso Lucy Aguirre.

Los diseños de los bordados están basados en las pinturas rupestres de las cuevas de la sierra de Yécora, éstos fueron creados para la identificación cultural de este grupo y utilizan figuras de hombres que danzan junto con coyotes, cruces, ruedas de coyotes, figuras parecidas a pascolas danzando, flores, etc. 

Este mural, realizado con el apoyo del Estímulo Fiscal para la Cultura y las Artes, EFICAS y de la empresa CAFFENIO, es un llamando a la reflexión de la nueva normalidad que también promueve la iniciativa de la sociedad civil Ahora Nos Toca: la responsabilidad individual en el uso del cubrebocas, para cuidarnos unos a otros. El mural que mide 2.30 mts de ancho por 3.50 mts de alto, es en parte ecológico, hecho a base de tapitas de plástico. Se encuentra ubicado en Fundación Un Día Especial Fonsi, ubicada en calle Villas del Canal #107, colonia Las Villas. Próximamente será inaugurado.

Ahora Nos Toca

Es una iniciativa de la sociedad civil que tiene como propósito sensibilizar a las personas acerca de la importancia de su participación en los retos que tenemos como comunidad ante la pandemia por COVID-19. El comportamiento que demostramos es un reflejo de los valores que aprendimos y practicamos; desarrollar nuevos comportamientos y cambio de hábitos es una labor que puede tomar meses, la iniciativa “Ahora nos toca” llama a la reflexión hacia la importancia de los valores de conciencia, responsabilidad y participación individual ante los retos de comunidad